Obispos dominicano confirman es falso que Danilo Medina enfrente la corrupción en su gobierno

Obispos dominicano confirman es falso que Danilo Medina enfrente la corrupción en su gobierno

SANTO DOMINGO, República Dominicana.- La Conferencia del Episcopado Dominicano ha desmentido la insistente afirmación del presidente Danilo Medina en el sentido de que su gobierno estaría combatiendo la corrupción estatal de manera militante, y de que en su administración los dineros públicos estarían siendo manejado con una supuesta “transparencia.

Y para demostrarlo los obispos traen a colación un mensaje que emitieron en diciembre de 1975, en el cual protestaban contra los altos niveles de corrupción en las instituciones estatales de la siguiente manera: “En la administración pública la corrupción es más execrable, ya que el empleado del Estado es un servidor del pueblo y administrador de bienes comunes, cuya obligación primordial es servir administrando o administrar sirviendo. Él está ahí en nombre de los propietarios –los ciudadanos todos de la nación- no para apropiárselos, ni para malversarlos, ni para dilapidarlos o arriesgarlos, ni para beneficiar políticas partidistas, sino para defenderlos, custodiarlos y distribuirlos conforme a sus fines para el bien común, con honestidad e integridad”.

El arzobispado dominicano afirma que ese documento cae “como anillo al dedo” a los actuales niveles de corrupción en el Estado.

Los obispos dominicanos aplican a los actuales niveles de sustracción los los bienes públicos por funcionarios gubernamentales otro documento que emitieron en el 27 de febrero de 1995, con el cual vuelven a desmentir las aseveraciones de Danilo Medina y de sus funcionarios sobre una supuesta pulcritud en el manejo de los dineros del pueblo.

“No hay entrevistador, que se nos acerque, que no nos pregunte sobre este tema. Corruptos individualmente los va haber siempre, dada la flaqueza y avaricia humanas. Lo inquietante, lo desgarrador es cuando la corrupción se torna “cultura”, modo común de un pueblo, estilo de vida, de enfrentar la existencia, de resolver problemas fundamentales. Es nuestro caso” (N.26), decían los obispos en 1995.

Y para que se vea que no hay tal lucha contra los corruptos en el gobierno de Danilo Medina, como afirma el presidente, veamos lo que dice hoy la Conferencia del Episcopado Dominicano sobre este tema, que está destruyendo al Partido de la Liberación Dominicana, (por lo menos a las bases de esta agrupación, porque sus altos cargos han sido muy afortunados gracias a la administración de los fondos públicos): Mensaje de los Obispos del 27 de febrero de 2015

“Siempre nos ha preocupado el fenómeno de la mentalidad de corrupción en el campo de la administración, tanto pública como privada. La mayoría de nuestros políticos invierten sumas millonarias en las campañas electorales con el fin de alcanzar puestos públicos donde se manejen fondos del Estado para luego multiplicar su inversión económica. Por su parte, las grandes empresas y negocios apoyan las campañas de los partidos y candidatos que tienen posibilidades de subir a los puestos públicos. Lo hacen con el propósito de que estos a su vez les concedan privilegios tributarios y les favorezcan con la elaboración de leyes que resulten ventajosas para sus empresas y negocios. Así la política es vista más como un negocio que como un servicio al bien común. En este juego sucio de intereses políticos, los únicos perjudicados son los ciudadanos de la clase media y baja que son la mayoría de la población. Con esta mentalidad política, nuestro país, que es riquísimo en recursos naturales, es al mismo tiempo muy pobre en justicia y equidad, con terribles desigualdades sociales y económicas entre los sectores que controlan el poder y la riqueza y los sectores que componen el resto de la población” (n.26)

Pero mejor leamos el mensaje completo emitido por la Conferencia del Episcopado Dominicano, a propósito de la celebración del Día Internacional Contra la Corrupción.

Documento de los obispos dominicanos contra la corrupción

“Nota sobre la Corrupción

9 de diciembre de 2015

En la reunión ordinaria bimestral de septiembre de 2015, nosotros los Obispos que conformamos la Conferencia del Episcopado Dominicano (CED) decidimos, con motivo del día Internacional Contra la Corrupción, recordar a la nación dominicana algunos pronunciamientos sustraídos de los diferentes documentos de nuestro magisterio. Hemos escogido tres, justamente de los años 1975, 1995 y 2015. Agregamos, además, un texto de la Bula del Papa Francisco “Misericordiae vultus” (El rostro de la misericordia), en el que alude al tema de la corrupción e invita a la conversión.

1- Mensaje de los Obispos de diciembre del 1975

“Es lamentable tener que confesar que, entre nosotros, la corrupción va llegando a adquirir niveles indecibles. Casi todo lo invade y lo que es peor va obteniendo carta de impunidad y de descaro público. No es algo que se trama a la sombra, se consigue ocultamente y se disfruta con disimulo al revés, se trama a gritos, se consigue a la luz pública y se disfruta con ostentación y provocación, sobre todo de los que nada o muy poco tienen, o puede tener, en este país, tierra de todos”.

“En la administración pública la corrupción es más execrable, ya que el empleado del Estado es un servidor del pueblo y administrador de bienes comunes, cuya obligación primordial es servir administrando o administrar sirviendo. Él está ahí en nombre de los propietarios –los ciudadanos todos de la nación- no para apropiárselos, ni para malversarlos, ni para dilapidarlos o arriesgarlos, ni para beneficiar políticas partidistas, sino para defenderlos, custodiarlos y distribuirlos conforme a sus fines para el bien común, con honestidad e integridad”.

2- Mensaje de los obispos del 27 de febrero de 1995

 

“La honestidad e integridad es una exigencia de la mera ética natural. Y para los católicos es además una urgencia ineludible de su fe viva. No se puede ser hijo de Dios y hermano de los que nos rodean con un corazón corrupto. Decir que amamos a Dios y al prójimo y practicar

la corrupción es algo contradictorio, es negar claramente con las obras y la vida aquello que proclamamos fácilmente con palabras mentirosas” (n.30).

“El mejor remedio para la corrupción es la conversión, sincera y profunda, a Dios. Pero, dado que este remedio es interno y personal y que, por otro lado, el mal de la corrupción se ha enquistado ya en el alma nacional, es inaplazable ya una legislación severísima sobre la corrupción en todas sus modificaciones y un castigo riguroso y ejemplar a cuantos mancillen o pisoteen esa ley” (N.31).

3- Mensaje de los Obispos del 27 de febrero de 2015

“Siempre nos ha preocupado el fenómeno de la mentalidad de corrupción en el campo de la administración, tanto pública como privada. La mayoría de nuestros políticos invierten sumas millonarias en las campañas electorales con el fin de alcanzar puestos públicos donde se manejen fondos del Estado para luego multiplicar su inversión económica. Por su parte, las grandes empresas y negocios apoyan las campañas de los partidos y candidatos que tienen posibilidades de subir a los puestos públicos. Lo hacen con el propósito de que estos a su vez les concedan privilegios tributarios y les favorezcan con la elaboración de leyes que resulten ventajosas para sus empresas y negocios. Así la política es vista más como un negocio que como un servicio al bien común. En este juego sucio de intereses políticos, los únicos perjudicados son los ciudadanos de la clase media y baja que son la mayoría de la población. Con esta mentalidad política, nuestro país, que es riquísimo en recursos naturales, es al mismo tiempo muy pobre en justicia y equidad, con terribles desigualdades sociales y económicas entre los sectores que controlan el poder y la riqueza y los sectores que componen el resto de la población” (n.26)

“Más que institucionalización para el bien común, el Estado se convierte entonces en fuente de inequidad a través de la corrupción, que se utiliza no sólo para el enriquecimiento personal, sino como una plataforma de financiamiento de la actividad política. De no castigarse ejemplarmente los casos de corrupción en el Estado, no se podrá esperar de la mayoría de la población un uso honesto de los bienes públicos ni una actitud de colaboración en beneficio de la convivencia ciudadana” (n.39).

“Se hacen grandes esfuerzos por adecentar el aspecto institucional del poder judicial. Pero todavía hay mucha impunidad cuando se tratan casos en los que están envueltos políticos, militares, narcotraficantes y gente de dinero. Lo mismo cuando se trata de atracadores, rateros y ladrones, que en su mayoría actúan en contubernio con autoridades policiales o con políticos” (n.55).

“Al aumento de la sensación de inseguridad colaboran los casos escandalosos de fraudes públicos y privados que quedan impunes en la justicia” (n.56).

4- Mensaje del Papa Francisco

“La palabra del perdón pueda llegar a todos y la llamada a experimentar la misericordia no deje a ninguno indiferente. Mi invitación a la conversión se dirige con mayor insistencia a aquellas personas que se encuentran lejanas de la gracia de Dios debido a su conducta de vida…

La misma llamada llegue también a todas las personas promotoras o cómplices de corrupción. Esta llaga putrefacta de la sociedad es un grave pecado que grita hacia el cielo pues mina desde sus fundamentos la vida personal y social. La corrupción impide mirar el futuro con esperanza porque con su prepotencia y avidez destruye los proyectos de los débiles y oprime a los más pobres. Es un mal que se anida en gestos cotidianos para expandirse luego en escándalos públicos. La corrupción es una obstinación en el pecado, que pretende sustituir a Dios con la ilusión del dinero como forma de poder. Es una obra de las tinieblas, sostenida por la sospecha y la intriga. Corruptio optimi pessima, decía con razón san Gregorio Magno, para indicar que ninguno puede sentirse inmune de esta tentación. Para erradicarla de la vida personal y social son necesarias prudencia, vigilancia, lealtad, transparencia, unidas al coraje de la denuncia. Si no se la combate abiertamente, tarde o temprano busca cómplices y destruye la existencia.

¡Este es el tiempo oportuno para cambiar de vida! Este es el tiempo para dejarse tocar el corazón. Ante el mal cometido, incluso crímenes graves, es el momento de escuchar el llanto de todas las personas inocentes depredadas de los bienes, la dignidad, los afectos, la vida misma. Permanecer en el camino del mal es sólo fuente de ilusión y de tristeza. La verdadera vida es algo bien distinto. Dios no se cansa de tender la mano. Está dispuesto a escuchar, y también yo lo estoy, al igual que mis hermanos obispos y sacerdotes. Basta solamente que acojáis la llamada a la conversión y os sometáis a la justicia mientras la Iglesia os ofrece misericordia” (n. 19”.
Fente:http://www.elcorreo.do/index.php/nacionales/item/8505-la-conferencia-del-episcopado-dominicano-confirma-es-falso-que-danilo-medina-enfrente-la-corrupciion-en-su-gobierno

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Obispos dominicano confirman es falso que Danilo Medina enfrente la corrupción en su gobierno

  1. Ellos siempre defienden al pueblo con palabras y andan todos los días de brazos con los corruptos

    Me gusta

  2. Boa Sánchez dijo:

    La sociedad de la humanidad tienen dos gobiernos,
    Gobiernos de los hombres y gobiernos espirituales, mas sin embargo ambos siempre serán la minoría, aunque se uniesen son pocos, el pueblo manda y son los patrones, el interés político prevalece a los demagogos y al sector por conveniencia

    Me gusta

  3. Henry Osvaldo Tejeda dijo:

    Si soy yo que escribe eso, me llevan de to´el alto, pero son los curas, y estaán diciendo la verdad. Alguyien tiene que decirle “jabladorazo! a este presidente tan corrupto y farsante.

    Quiero meter esta cuñita aqui para que se rian un poco:
    VIVENCIAS EN SAN JOSÉ DE OCOA: JOCOSIDADES DE LA BANDA DE MUSICA DE LOS AÑOS SETENTAS

    “Un día, (esto me lo contó Nidio Pimentel, porque yo ni cuenta me di) mientras íbamos tocando y marchando desde la glorieta hacia el local de la Academia de Música, a Dante, uno de los saxofonistas por estar de pendenciero”
    ¡Eche las tripas, lealo todo► http://iliocapozzi.blogspot.com/2015/12/vivencias-en-san-jose-de-ocoa.html

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s