2 de 10 Partido Esperanza Democrática. La seguridad: Un derecho fundamental

2. La seguridad: Un derecho fundamental

Según las informaciones oficiales del gobierno, el año 2013 legó a la República Dominicana un poco más de 3,000 muertes registradas por homicidio y como resultado directo de la delincuencia. El Banco Mundial reporta que alrededor de 22 personas mueren anualmente por cada 100,000 habitantes, un cifra que supera el doble de la cantidad de homicidios en Haití, y más que cuadruplica el registro para los EEUU.

Partido Esperanza Democrática

Estas cifras sin embargo, no logran captar el terror generalizado que vive el pueblo dominicano por la incertidumbre que los abruma con el solo salir de sus casas. El pueblo vive en constante amenaza de ataque y con miedo, relegado a vivir encarcelados en sus propias residencias tras unas rejas que pretenden disuadir a los ladrones que hoy son parte de nuestra cotidianidad y una triste realidad.

Los Artículos 40 y 42 de nuestra Carta Magna garantizan “el derecho a la libertad y la seguridad personal”  y el “derecho a la integridad personal” por lo tanto, es la responsabilidad del gobierno consignar estos derechos a cada ciudadano, imponiendo el orden con elementos básicos a favor de la seguridad pública.

La República Dominicana necesita una fuerza policíaca íntegra para combatir el crimen, con educación, equipamiento adecuado y sobre todo, salarios dignos y un apoyo irrestricto para sus integrantes y familiares. Precisamos fundamentar un sistema jurídico determinado y justo, con leyes que concuerden con los crímenes cometidos, que favorezca la aplicación de penas máximas y condenas que se cumplan dentro del marco de un sistema penitenciario optimizado que sea asimismo capaz de alcanzar la reforma de los convictos.

Debemos seguir el ejemplo de países como Singapur que logró superar su crisis delictiva y hoy mantiene el índice de crimen más bajo del mundo. Igualmente debemos aclarar que un sector de la delincuencia obedece a la penuria económica que vive el país y por lo tanto, cualquier medida que resuelva mejorar éstas condiciones, ayudará a reducir la incidencia de estos delitos. Esta lucha por mejorar el contexto socio-económico forma parte esencial del enfrentamiento a la delincuencia que hoy arropa al país y que debe desafiarse con carácter urgente y decidido.

En ese mismo sentido, la seguridad territorial es responsabilidad de la administración pública y para ello, necesitamos crear un programa de modernización para las fuerzas armadas con equipos de primera como aviones de combate, navíos, tanques, cañones, armas pesadas con personal especializado y debidamente entrenado. Acudiremos a la ayuda internacional para el debido adiestramiento tanto de la Policía Nacional como para las fuerzas castrenses, y dotaremos a todos sus miembros de sueldos adecuados además de  beneficios y viviendas para ellos y sus familias para que así, puedan defender la soberanía e imponer el orden y la paz territorial con  tranquilidad y orgullo, fomentando a su vez el sosiego y la seguridad íntegra para todos los dominicanos.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s