Los peligros que acechan a la costa Oeste de EEUU a causa de El Niño

21 de diciembre de 2015

California ha experimentado graves sequías en los años recientes, que han llevado tanto a fuertes daños en el entorno natural como a cambios sustantivos en el consumo y la preservación del agua por parte de sus autoridades y habitantes.

Pero las cosas estarían cambiando y tocaría, ahora, el turno de las tempestades y las inundaciones. La Administración Nacional del Océano y la Atmósfera (NOAA) ha pronosticado que el fenómeno conocido como El Niño, un calentamiento inusual de las aguas tropicales del Océano Pacífico que tiene impactos sustantivos en el clima global, producirá este invierno fuertes lluvias en la Costa Oeste de Estados Unidos y otras regiones del país. Y como informó Capital Public Radio, lo que se avecina podrían ser fuertes inundaciones, deslaves de tierra, fuertes mareas, severas tormentas y daños a infraestructura de energía eléctrica.

El peligro es real y por ello la Administración Federal de Control de Emergencias (FEMA) ha elaborado un plan para actuar en casos de desastre provocados por El Niño durante este invierno, sobre todo en California.

Ver fotos

Una camioneta sepultada por lodo en California en 2014. Este año se teme que El Niño traiga tormentas e inundaciones severas en la Costa Oeste. (AP)

En el invierno de 1997 a 1998, cuando tuvo lugar El Niño más fuerte que se ha registrado, más de 100,000 personas tuvieron que ser evacuadas en California por riesgos vinculados a inundaciones, deslaves de tierra y otros peligros, de acuerdo a Mother Jones. Y se teme que este invierno 2015-2016 sea particularmente cálido y lluvioso en la Coste Oeste, con fuertes probabilidades de lluvias a gran escala, con gran poder destructivo.

Esto se agudiza por el hecho de que, tras el muy largo periodo de sequía que se vivió en California, el suelo se ha secado y solidificado de forma peculiar, al grado que su capacidad de absorber agua se habría reducido sustancialmente. Esto propiciaría inundaciones mayores, por la menor capacidad de absorción del suelo en la región. Se mencionan riesgos de inundación y fallas de presas potencialmente considerables en el  área de Sacramento y en el delta de los ríos Sacramento y San Joaquín.

Los peligros, por añadidura, se incrementan por el hecho de que en muchas zonas los incendios forestales, consecuencia en parte de la sequía, han despojado a muchas áreas montañosas de la vegetación protectora contra deslaves en caso de fuertes lluvias. Mareas de lodo podrían, así, sumarse a las amenazas potenciales de El Niño, situación que ya se vivió recientemente el pasado octubre en el área de San Diego. Fue, como señaló el periódico San Diego Union Tribune un posible adelanto de lo que El Niño podría desatar en la región.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s