Más hidratos de carbono y menos proteínas, más alergias… lo que trae el cambio climático

11 de abril de 2016

Llevamos años y años escuchando hablar acerca de los efectos del cambio climático en la salud de nuestro planeta tierra: descenso del nivel del mar, aumento de las superficies áridas, subida de los termómetros… Pero, hasta ahora, no se habían publicado estudios alertando de las posibles consecuencias que puede tener sobre nuestra nutrición. Un informe del programa de la Casa Blanca para el cambio climático establece que el aumento de la temperatura en el planeta podría dar lugar a una serie de efectos:

(Foto: Pixabay)

Mayor riesgo de enfermedades transmitidas a través de los alimentos. La subida del termómetro y una mayor incidencia de catástrofes naturales como las inundaciones podría dar lugar al aumento de patógenos en los alimentos. Así, podría incrementarse la presencia de bacterias como la salmonella o el e.coli. La sequía puede aumentar también el riesgo de la aparición de moho en determinados cultivos a través de hongos como la micotoxina, que afecta, por ejemplo, al maíz.

Vegetales con más azúcares y menos proteínas. La mayor presencia de dióxido de carbono en la atmósfera llevará a una aIteración en los macronutrientes presentes en diferentes cultivos, de forma que aumenten los hidratos de carbono presentes naturalmente en ellos (como el azúcar o el almidón) y descienda el nivel de proteínas. Este mayor contenido de hidratos de carbono podría tener efectos negativos sobre nuestro metabolismo y nivel de masa corporal.

(Foto: Wikipedia)

Un mayor uso de pesticidas. El cambio climático está haciendo que se eleven las temperaturas mínimas y que cambien los ciclos de las cosechas. Esto, unido al incremento de las temperaturas y de la concentración de dióxido de carbono, puede llevar a que aumente el número de plagas. Esto provocará  que se usen más pesticidas sobre las cosechas, lo que podría afectar a la salud humana.

Más alergias. Las alergias alimentarias en Estados Unidos afectan actualmente a entre un 1 y un 9% de la población, pero su número se ha incrementado de manera significativa entre los niños menores de 18 años desde el año 1997. El aumento de los niveles de dióxido de carbono puede alterar la composición de las proteínas presentes en determinadas plantas, lo que podría aumentar la capacidad de determinados alérgenos de afectarnos.

Más metales pesados en el agua. El arsénico y otros metales están presentes de forma natural en las aguas subterráneas. El cambio climático está aumentando tanto la sequía como la lucha por los recursos hídricos disponibles, lo que podría llevar, en el futuro, a la necesidad de utilizar fuentes de agua de inferior calidad. En ellas, la concentración de arsénico y otros metales pesados como el selenio o el cadmio, es mayor, lo que podría afectar a nuestra salud.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s