¿A qué le teme Danilo?

German Marte

So pretexto de que está muy por encima de los demás aspirantes, y que no tenía nada que ganar y sí mucho que perder, Danilo Medina rehusó participar en el debate organizado por la Asociación Nacional de Jóvenes Empresarios (ANJE), los medios del Grupo Corripio y SIN.

Los otros siete aspirantes acudieron al debate y no se les quitó ni un pedazo. Por el contrario, el país pudo escuchar cuáles son sus propuestas para resolver los grandes problemas de la nación. Sin duda un gran aporte de los organizadores del encuentro.

Medina, quien cuenta con el mayor presupuesto de publicidad jamás visto en el país para candidato alguno, se estima en más de 10 millones de pesos cada día (sin contar con los recursos del Estado y una recua de periodistas bien pagados que sirven como cajas de resonancia), tampoco quiso ir a la presentación (que no debate) de las propuestas de los candidatos que organiza el Grupo Corripio. Todos aceptaron ir en igualdad de condiciones, menos él.

¿A qué le teme Danilo? ¿Es cierto que no tiene nada que buscar en un debate? ¿Por qué en 2012 sí y ahora no?
A mi humilde y desconfiado entender, algunas de las razones por las cuales Medina rehúye al debate son:
1.-No tiene argumentos para justificar por qué prefirió tragarse el tiburón podrido del que habló en el mismo escenario al que hoy mira con desdén.

2.-No ha resuelto ninguno de los problemas del país: salud, agua potable, seguridad ciudadana, educación de calidad, falta de institucionalidad.

3.-Lejos de combatir la corrupción, como prometió, en su gobierno esta plaga ha llegado a niveles alarmantes y no hay un solo preso. Los miembros del Comité Político son todos -menos Ventura Camejo- millonarios y “nadie sabe” cómo lograron hacer fortuna en tan poco tiempo.

4.-Aunque sus estrategas de comunicación (incluido el ahora recluido Joao Santana) lograron proyectarlo como un hombre humilde, en el fondo Medina no escapa a esa proverbial arrogancia de los peledeísta de creerse superiores a los demás mortales.

5.-Inseguridad. Todos sabemos que Danilo no es un buen orador y probablemente tema quedar mal ante otros expositores como Abinader, Moreno, Pelegrín y Minou, que sí tienen un buen manejo de la oratoria.

Personalmente creo que debió ir al debate, pues sin duda es saludable para nuestra endeble democracia.

Es preferible la discusión respetuosa, el ejercicio dialéctico en un plano de igualdad, que las diatribas, los enfrentamientos violentos, y esa otra forma de violencia que es el avasallamiento mediático con el dinero de todos.

Señor Presidente, respeto su derecho a ir donde quiera, pero cómo es que si todos los demás, hasta Soraya, quien está persuadida de que “un país sin luz es como todo apagado”, fueron y expusieron sus ideas, usted no?
¿A qué le teme Danilo?

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s